El nombre es una pieza clave para el engranaje de cualquier estrategia de negocio. Debe brindar valor, y causar impacto en el mercado. Originalidad, singularidad, pronunciación, viabilidad y resistencia a largo plazo son ítems a tener en cuenta a la hora de definirlo.